Nueva bodega Business Plus de febrero a abril

Nueva bodega Business Plus de febrero a abril

Iberia, de la mano de Todovino, acaba de renovar la carta de vinos que ofrece a sus clientes de la clase de negocios para los vuelos intercontinentales, la Business Plus. En la propuesta de este trimestre se han incluido tintos de Rioja, Ribera del Duero y Navarra, entre los que destaca el “Marqués de Murrieta Reserva 2005”, una etiqueta con más de 150 años a sus espaldas y que, además, atraviesa uno de los mejores momentos cualitativos de su historia. Los otros tintos son el “Cillar de Silos 2008”, un Ribera del Duero que ya es un viejo conocido de los viajeros de la Business Plus; y el navarro “Marco Real Reserva de Familia 2006”.

La selección de vinos para la bodega Business Plus de este trimestre se cierra con un blanco de Rueda, el “Cuatro Rayas Verdejo 2010”, y otro de Rías Baixas, el “Anxo Martín 2009” cuya principal peculiaridad es que incluye, además de la albariño, otras variedades de uvas menos conocidas, como la loureiro y la caíño blanco.

Los clientes de Iberia podrán disfrutar de estos vinos tanto a bordo de los aviones, como en las salas VIP de la compañía en la T4, donde una sumiller les informará personalmente sobre las peculiaridades de cada uno de ellos. En las revistas “Ronda Iberia”, en la propia Carta de Vinos, y en el “Canal Ronda” se ofrece amplia información sobre las etiquetas seleccionadas; y en www.iberia.com se pueden adquirir estos vinos obteniendo, además, más puntos Iberia Plus por sus compras.

Vinos del trimestre

Marqués de Murrieta Reserva 2005 (D.O.Ca. Rioja). Es uno de los vinos con más mérito de Rioja teniendo en cuenta su volumen de producción –en torno al millón de botellas- y su evolución cualitativa en las últimas cosechas. Con más de 150 años de historia a sus espaldas, se mantiene como una de las etiquetas clave de la denominación. Inconfundiblemente rioja e inconfundiblemente clásico, ha ganado en fruta y en opulencia, ha afinado su imagen y ha sabido destacar con autoridad en grandes añadas como esta 2005, en la que se ha hecho merecedor de un “lacre” en La Guía Todovino. Un reserva de ayer y hoy en el que prima la madurez y una noble crianza.

Cillar de Silos 2008 (D.O. Ribera del Duero). Consolidado y regular tinto genérico (sin indicativo de crianza), que se sitúa entre los más destacados de la denominación. Lo firma la familia Aragón, uno de los proyectos más exitosos de viticultores que dan el salto a la elaboración. Este tinto en concreto demuestra la capacidad de la bodega para interpretar las distintas añadas y seleccionar todo lo que sea necesario para mantener las expectativas que genera la marca. La cosecha 2008 sorprende por su intensidad, carácter frutal, complejidad y excelente trabajo de la barrica.

Marco Real Reserva de Familia 2006 (D.O. Navarra). Este vino, parte de la gama alta de Bodegas Marco Real, se elabora con uvas de los mejores y más antiguos viñedos de la familia Belasco, situados en los municipios de Sansol y Torres del Río. Fermenta en tinos de roble y se cría en barricas francesas, dando tratamiento de lujo a un vino de precio muy asequible y que representa la etiqueta más destacada de esta cuidada bodega navarra. También hay originalidad en el ensamblaje, ya que combina cabernet, merlot, tempranillo y graciano. En esta añada 2006, la Reserva de Familia destaca por su frescura, complejidad aromática y taninos maduros que le hacen muy bebible y gratificante.

Cuatro Rayas Verdejo 2010 (D.O. Rueda). Un perfecto ejemplo de la vertiente menos tropical y más refrescante de la uva verdejo. Un blanco de excelente relación calidad-precio y cuidada elaboración que procede de una de las bodegas más tradicionales de La Seca. Agrícola Castellana, fundada en 1935, controla en la actualidad 2.000 hectáreas de viñedo en la Denominación de Origen Rueda y destaca notablemente por sus frescos y limpios blancos del año. Cuatro Rayas es, sin duda, una de las marcas clásicas y con más larga trayectoria de la región.

Anxo Martín 2009 (D.O. Rías Baixas). Un vino relativamente nuevo que forma parte del proyecto Alma Atlántica, impulsado por el grupo gallego Martín Códax para enfatizar la personalidad distintiva de varias regiones gallegas unidas por ese carácter atlántico y septentrional y resaltar el potencial de sus variedades. En el caso de Anxo Martín, se juega “en casa”, en una zona que la firma domina totalmente, pero acompañando a la albariño dominante de otras uvas locales menos conocidas, como son la loureiro y la caíño blanco. Al final, un vino que destaca por su equilibrio, limpieza y expresividad varietal.

Deja un comentario