Los dulces en la Navidad

Un olor para describir la Navidad sería el de las castañas asadas, un sentimiento, la ilusión de los niños, una preocupación, los nervios de los Reyes Magos por encontrar todos los regalos, un color, el de la iluminación de las calles y un sabor, el más dulce de los posibles.

Como el que tienen los dulces navideños que ya ocupan lugares destacados en los escaparates de las pastelerías madrileñas. Polvorones, mantecados, turrones, mazapanes y el roscón de Reyes son la perdición de los golosos durante estas fechas y Turismo Madrid te dice dónde comprarlos.
TURRÓN

Su creador, el de Casa Mira (Carrera de San Jerónimo, 30), llegó de Jijona a Madrid a mediados del siglo XIX para vender turrones en la Plaza Mayor. 150 años después los sucesores de Luis Mira continúan con la tradición, sin haber perdido ni un ápice del savoir faire que les ha caracterizado desde sus inicios.

Con sus propias manos, de manera artesanal y con ingredientes de primera calidad elaboran esos turrones de Alicante, de Jijona, de yema, de chocolate, de frutas, de avellana o de Cádiz que, después, pasan a exhibir en sus escaparates atrayendo todas las miradas de los paseantes que transitan por la zona.
MAZAPÁN

En El Artesano (Alejandro González, 5) llevan casi 50 años elaborando las Anguilas de mazapán. Con sus ojitos y creciendo en espiral, la anguila va creciendo hasta llenar por completo la caja en la que es servida, la cual variará en función del tamaño escogido. Yema, cabello de ángel o batata son los ingredientes que rellenan este dulce, aunque en El Artesano apuestan por este último, ya que es el más tradicional.

Y es que, en esta pastelería todo es artesanal y no se descuida ningún detalle. Prueba de ello es la excelente decoración que cubre las anguilas, a base de azúcar en su punto distribuida con una manga pastelera, y que nos deja maravillados al abrir las cajas en las que son entregadas al público.
POLVORONES Y MANTECADOS

La Tahona de Guzmán es el último eslabón de una cadena de panaderos-confiteros-reposteros que comenzaron a elaborar pan hace 150 años en un pueblo de Ciudad Real. Ahora, con una fábrica en Velilla de San Antonio y una tienda en Ramón y Cajal ofrecen al consumidor un amplio y sabroso surtido de polvorones y mantecados.
ROSCÓN DE REYES

Cuenta la leyenda que el rey Sol encargó a su pastelero español la elaboración de un postre que dejara maravillados a sus invitados. El repostero ideó una masa en la que escondió una moneda y un haba, de suerte que aquél que encontrara la moneda tendría un año de riquezas y el que encontrara el haba se enfrentaría a un año catastrófico.

Varios siglos más tarde la tradición se sigue manteniendo, aunque las pastelerías madrileñas cambiaron la moneda por una figurita. El haba sigue existiendo y el que la encuentra paga el Roscón.

En la pastelería Filipinas (Juan Ramón Jiménez, 43) comienzan la producción el día 1 de enero y los elaboran bien sin relleno o, bien, con nata, trufa o crema. Presumen de prepararlos en el momento, lo adornan con frutas, azucarillos y almendra de Marconia y pueden llegar a pesar hasta 2kgs.

La boca se te hará agua al degustar los preparados en el Horno de San Onofre (San Onofre, 3), donde los puedes encontrar vacíos (como dicta la receta original) o rellenos de nata, avellanas, crema tostada, nata con vino de Málaga y pasas, frambuesa, trufa o cabello de ángel. Resulta imposible resistirse.

Fue Dámaso Maza, pastelero de la reina María Cristina y natural de La Rioja, quien fundó nuestro siguiente destino: El Riojano. Allí, desde 1855 se han fabricados dulces caseros y de gran calidad que ocupan las estrechas vitrinas de un local que aún conserva el horno primigenio de leña y caja registradora y una báscula antiguas. Por supuesto, los roscones están asegurados durante todo el año.

Una de las peculiaridades de la pastelería Venecia (Plaza San Amaro, 1 ) son los 7 tamaños de roscones que ofrecen y el gran obrador que, estando a la vista del público, permite ver cómo elaboran sus productos. Tierno, esponjoso, sin relleno, con nata, trufa o crema. ¡Sencillamente delicioso!

Todas estas pastelerías, además de otras como pueden ser la del Pozo (El Pozo, 8) , La Azucena (Avenida de la Reina Victoria, 46) o La Duquesita (Fernando VI, 2) ofrecen, además de estos dulces, otros propios de estas fechas y de otras celebraciones.

¿En qué pastelería te endulzas el día?

Fuente y mas informacion: La Navidad más dulce

Deja un comentario