Costa da Morte

coruna5.GIF

La “Costa da Morte” es una región costera en el noroeste le litoral de Galicia en la Provincia de La Coruña, que abarca desde Malpica hasta Cabo Fisterra (Finis Térrea, fin de la tierra).

costamorte.jpg

Se la llama la costa de la muerte porque muchos barcos se han perdido en sus aguas o han chocado contra sus rocas duran te siglos. Frente al mar es posible ver cruces que recuerdan a sus víctimas como en el Cementerio de los Ingleses. A pesar de su bravura en toda la costa se pueden observar bellísimas postales y atardeceres inolvidables.
No hay grandes poblaciones costeras sino pueblos sencillos que invitan al paseo y la contemplación las labores de sus habitantes, donde los pescadores “percebeiros” recogen percebes (crustáceos) destinados a los restoranes de la región y las mujeres el encaje de bolillos, sobre todo en Camariñas, también en Buño se pueden observar sus alfareros realizando las famosas obras de la región.
El Municipio de Malpica es la puerta de entrada a la Costa de la Muerte.
El primer lugar que se visita es Buño (1) famosa por sus alfareros que trabajan su tierra arcillosa desde tiempos inmemoriales. Realizando un recorrido por el pueblo se puede visitar la Iglesia Parroquial, el “Forno do Forte” (antiguo horno) y el Museo de Olería.
pedradarca.jpg Desde Buño por la AC-420 en dirección a Malpica, cerca del Camping Sisargas se toma el desvío por un camino de tierra hacia el dolmen de ‘Pedra da Arca’ (2) que son 7 losas en buen estado de conservación dispuestas de forma irregular en las que se pueden observar inscripciones rupestres, y el corredor de entrada, que se sitúa orientado hacia el este.malpica.JPGSe regresa a la carretera AC-420 para continuar el recorrido hacia Malpica de Bergantiños. Al llegar a Malpica (3) bajando la cuesta del Ventorrillo , desviando hacia la derecha se llega al puerto pesquero de mayor actividad de toda la costa. Allí en la lonja se realiza la subasta de pescado, espectáculo digno de ver muy semejante a un ritual.
En la actualidad, Malpica tiene una apariencia bastante moderna, con un paseo marítimo recuperado sobre la Playa Mayor con numerosos establecimientos de tapas. Se recomienda un paseo por las estrechísimas calles de la zona vieja visitando
el Museo Urbano Lugrís, en la Casa del Pescador. Desde la zona alta del poblado se disfruta de bellas vistas de las casas “cuelgan” sobre las rocas, mirando al puerto y a las aguas del Atlántico.

sanadrian.jpgSaliendo de Malpica y tomando por la CP-4307 se desvia a la derecha hacia el Cabo de San Adrian (4), se llega a la ermita de San Adrian donde se celebra una romeria en el mes de junio. Desde este privilegiado mirador se pueden contemplar bellísimas vistas de las Islas Sisagras y Malpica.nariga.jpg

En la ruta camino a Ponteceso en el cruce que lo indica se debe doblar a la derecha hacia Punta Nariga (5), todo el camino esta lleno de formaciones rocosas, atravesaremos los molinos de viento hasta llegar al cabo donde se eleva este moderno faro y desde donde se puede acceder a bellísimas vistas.mens.JPGRetomando la CP-4307 se pasa por Mens (6)donde se pueden visitar las Torres de Mens único testigo que queda en pie de la antigua fortaleza medieval levantada por los Condes de Altamira rodeada por una doble muralla que lo aisla del resto de la población y la Iglesia de Santiago de Mens declarada monumento nacional.corme.JPGA continuación nos desviamos nuevamente a la derecha rumbo a Corme (7), que ofrece el encanto de una tipica villa marina . A poca distancia de la población se encuentra el Cabo do Roncudo que debe su nombre al sonido producido por las olas al estrellarse contra las rocas.
Saliendo de Corme esta la Pedra da Serpe que guarda relación con otra similar situada en San Adrian, tiene tallada la forma de una serpiente con alas.
ponteceso.jpgRegresando al camino anterior se llega a Ponteceso (8) donde se puede visitar a su derecha la Playa de Balares y el Monte Blanco desde donde se disfrutan las mejores vistas de la Ria de Pontecesco. Esta ciudad fue cuna del famoso escritor y poeta Eduardo Pondal, cuya casa todavía se encuentra en perfectas condiciones al lado del puente romano que da nombre al pueblo.

Recorriendo la costa por la LC-431 se pasa por Cabana y se llega a Laxe (9), pueblo marinero con una hermosa playa de aguas tranquilas, perfecta para el baño de los niños desde donde se puede disfrutar de su bella bahía.
cibida.jpgSaliendo de la ciudad hasta Borneiro (10) se recomienda visitar el Castro de Cibdá y el Dolmen de Dombate que son los mas valiosos restos arqueológicos de Galicia. También conocido como A Cibdá, es un conjunto se compone de varias decenas de viviendas circulares, situadas en un recinto amurallado.

Pasando por Baio (11) se puede visitar Museo do Liño. En las cercanias, se ubica el Refugio de Verdes que es un paraje natural, salpicado de antiguos molinos de agua, múltiples riachuelos y cascadas que convierten el paraje en paradisíaco.Proseguimos hacia Vimianzo donde se recomienda visitar el castillo de los Moscoso que es vimianzo.jpguno de los castillos mejor conservados de Galicia y alberga en su interior un museo que en los meses de verano se convierte en una muestra en vivo, donde artesanos de toda la Costa de la Muerte trabajan y venden su productos a los visitantes.
Continuando
en dirección al Ponte do Porto, cruzaremos el puente sobre el río Grande donde se puede visitar el conjunto de las Torres de Cereixo y la Iglesia de Santiago. Desde alli se continua a Camelle (12) puerto llamativo y colorido parecido a un museo surrealista al aire libre.

vila.JPG

Continuando por un camino costero hacia Camariñas (13) se descubre como un pintoresco pueblo pesquero donde encontramos centenares de “palilleiras”, que son mujeres trabajando delante de sus camonasterio.jpgsas en el arte del encaje de bolillos. Elaboran delicados pañuelos, manteles y todo tipo de piezas textiles. Desde alli se puede hacer una excursión al Cementerio de los Ingleses y el Cabo Vilan junto a la futurista imagen de un grupo de generadores de energía girando al unísono.El camino continua hacia Muxia pasando por Ozon (14) que es parte del Camino de Santiago y donde se pueden visitar el antiguo monasterio de Santa María de Ozón. Desviando a la derecha accederemos a la AC-440 pasando por iglesia de Moraime(15) único resto que permanece del importante monasterio San Xiao de Moraime. virxedabarca.jpgA pocos kilómetros llegamos a Muxia (16) situada sobre una península en la entrada de la ria de Camariñas. Allí es obligada la visita all Santuario de la Virxe da Barca donde se celebran las romerías mas vistosas de Galicia a partir del segundo domingo de septiembre Dice la leyenda que el Santiago Apóstol, desanimado por tener dificultades para convertir al cristianismo a los habitantes de la zona, fue visitado por la Virgen que vino en una embarcación y parte de la misma quedó petrificada frente a la iglesia.

Por la AC-440 seguiremos a Corcubion (17) que está situada en la ría del mismo y fue declarada Conjunto Histórico-Artístico. Sus calles y plazas tienen el sabor de los pueblos marineros tradicionales, una de las más destacadas muestras de su patrimonio artístico es la iglesia parroquial de San Marcos, el Pazo de los Condes de Altamira y la Casa de Miñones.

corcubion.jpg

A pocos kilómetros del centro del pueblo, tomando una pequeña carretera que bordea la ría en dirección sur, se encuentra el Castelo do Cardeal. Además de sus atractivos patrimoniales cuentan con buenas playas.
Terminamos el recorrido en Fisterra (18) a donde accedemos por la AC-552. Los antiguos pobladores veían en este punto el fin de la tierra conocida. En el cabo Fisterra, hay un faro que se puede visitar y subir para disfrutar de su excelente vista desde el se pueden disfrutar hermosas puestas del sol sobre el atlántico. Se dice que, en días despejados, desde aquí se divisa la costa portuguesa. Desde allí podemos visitar el cementerio municipal, obra del arquitecto César Portela, este camposanto está formado por formas cúbicas situadas al borde del mar.
Al regresar hacia la villa, nos encontramos con la iglesia de Santa María de Finisterre. Al entrar en el pueblo se puede dar un pequeño paseo hasta el castillo de San Carlos. Por supuesto es imperdible la visita a su puerto y disfrutar de sus restaurantes.

fisterra.jpg

Deja un comentario