Comparsa de gigantes y cabezudos de Zaragoza

El que hoy en día es uno de los actos más multitudinarios de las Fiestas del Pilar tiene su origen en la Edad Media. Se cree que fue Alfonso V, el Magnánimo, quien importó la tradición en el siglo XV de Nápoles o Sicilia, cuando ambas pertenecían a la Corona de Aragón.

Se tiene constancia de que ya en el siglo XVI las comparsas de gigantes y cabezudos acompañaban a las procesiones del Corpus y la Minerva y otras fiestas de Zaragoza, bailando al ritmo de los tambores y las chiflainas. Hoy en día recorren las calles de la ciudad en San Valero, la Cincomarzada y sobre todo, en las Fiestas del Pilar. Los cabezudos, burlones y gamberros, persiguen a los niños mientras los gigantes desfilan elegantes y ceremoniosos.

Actualmente la comparsa está formada por 12 gigantes y 9 cabezudos pero su número y personajes han ido variando a lo largo de los siglos. En 1807 había cuatro cabezudos y cuatro gigantes -padre, madre y dos hijos-, en el año 1841 los gigantes pasaron a representar a cuatro de los continentes -África, Asia, Europa y América- y ya existían cuatro de los cabezudos actuales -el Morico, el Berrugón, el Forano y el Tuerto- pero fue en 1860, con motivo de la visita de Isabel II a la ciudad, cuando la comparsa se renovó y aumentó para adquirir una forma muy similar a la actual. Fue el artista Félix Oroz quien se hizo cargo de tan honorable tarea; creó ocho gigantes -La Negra (representando a África y el Islam), el Chino (que representaba Asia y sobre todo a Filipinas), el Duque y la Duquesa (los duques de Villahermosa), el Rey y la Reina (Alfonso I y Doña Urraca), Don Quijote y Dulcinea- y cuatro cabezudos que se sumaron a los ya existentes, -el Boticario, el Robaculeros o Sancho Panza, el Torero y la Forana.

En los años sesenta se incorporaron dos nuevos gigantes, el Bearnés (Gastón de Bearn) y la Bearnesa (una dama bearnesa), simbolizando la unión fraternal entre Aragón y la región francesa de Bearn. La Pilara, la última cabezuda en unirse a la comparsa, fue presentada y bautizada en la plaza del Pilar en 1982 y representa a Pilar Lahuerta, artista del mítico teatro Oasis de Zaragoza. Durante las fiestas del Pilar del año 2008 y con motivo del bicentenario de los Sitios de Zaragoza, se crearon los dos últimos gigantes, José de Palafox y Agustina de Aragón.

Todos y cada uno de los gigantes y cabezudos de la comparsa encarnan a personajes populares o a personas reales que forman parte de la historia de Zaragoza.

Deja un comentario